La Iglesia y la Nuevas tecnologías I

 Historia de la Iglesia y medios de comunicación social

Es un hecho manifiesto que la Iglesia ha sido a lo largo de la historia pionera en los medios de comunicación. Los cristianos, desde sus orígenes, acogieron sin reservas los medios presentes en el mundo y culturas griega y judía. En Jerusalén, Antioquía, Roma, Alejandría, Cartago o en cualquier otro lugar.

Planta de la que sale el pepiro
Planta de la que sale el papiro

El papiro o el rollo eran el soporte necesario para dejar fijado el contenido de la Buena Noticia del Nazareno. Los medios eran comunes, iguales, para todos, lo importante eran los contenidos nuevos. La verdad nueva del cristianismo supo abrazar sin ambages los distintos géneros de comunicación, siendo éstos parte esencial de la expansión o misión cristiana.

En pleno siglo II, tiempo en que empieza a fijarse el canon de la Escritura y el Símbolo, ha sido la palabra escrita, el medio con el que se ofrecía la garantía de la objetividad. Era el medio de comunicación, la escritura, la que era capaz de fijar los limites de la arbitrariedad y del subjetivismo frente a los peligros de carácter gnóstico.

La escritura, como medio, fue salvaguarda de autenticidad y objetividad. Más aún el medio escrito comenzó a formar parte de la Tradición, que quiere decir iba unido al medio lo que uno entregaba a otro. Tradición, en el sentido más amplio del concepto (entrega de lo recibido), autenticidad y objetividad van ceñidos a los medios con los que la verdad transmitida se entrega. Muy lejos nos llevaría explicitar el significado del Libro de los libros ?la Escritura Santa? como medio de comunicación fundamental en la historia de la humanidad y en la comunidad cristiana. Los primeros cristianos cuidaron el medio porque era portador de un contenido que orientaba la existencia y salvaba.papiro 2

Pero es en los primeros momentos de la Iglesia, cuando ésta da un paso favoreciendo la aparición de un nuevo medio de transmisión o comunicación: el salto del papiro y del rollo al volumen, al codex, al manuscrito. El estar pendientes y confiados en el valor de lo que se comunicaba, hizo que el cristianismo se distanciara del judaísmo aceptando el codex, un nuevo medio para nuevos tiempos.

Fue tan intensa la unión entre medio y contenido que, en las persecuciones, entregar los medios, el libro sagrado, constituía una apostasía. Era tan admirado y valorado el libro, los libros sagrados, ?no es de olvidar la común raíz de liber?libri (libro) y liber?liberi (libre) que daban la vida personal antes que la destrucción o profanación de los mismos.

No es difícil seguir el itinerario del cristianismo a lo largo de la antigüedad tardía y alta edad media al filo de los medios de comunicación utilizados. La Iglesia fue pionera no sólo en la utilización de los medios ya conocidos, sino creadora de nuevos medios y métodos de comunicación, adaptándose a las diversas coordenadas geográficas y culturales. Valga una sola imagen por otras muchas: la iconografía que representa escenas patrísticas gustó dejar plasmadas imágenes de los principales representantes de las Iglesias, los Santos Padres, con un libro en sus manos o, sentado en una cátedra, amparado por una theca (biblioteca), relicario donde se conservaban los libros.

La imagen de los apóstoles, y los Padres, entre otros, S. Agustín, S. Basilio, S. Ambrosio, S. Gregorio Magno o S. Isidoro, no nos los imaginamos sin referencia a los medios de los que se sirvieron para entregar su palabra, su experiencia, su vida, su saber y su ser.

libro antiguo 2El itinerario de la Iglesia durante toda la Alta y Baja Edad Media, en Occidente, y no menos en Oriente, va unido a la aportación religiosa, humana y cultural del monacato. No deja de ser llamativo que los más importantes comunicadores durante este tiempo son, desde la paz y el silencio, los monjes. Han sido los monasterios con sus escriptorios los que se esforzaron por comunicar el saber con todos los medios de que disponían, especialmente aunque no sólo, mediante el manuscrito.

Fue posible la Europa cristiana por la red de comunicaciones sociales y eclesiales tejida por las instituciones eclesiales, sobre todo por los monasterios, que como centrales de comunicación católica están en el origen y nacimiento de la Universitas, de los lugares desde donde se comunicaba a todos el saber recibido. La Universitas (la Católica), sede de Catolicidad, debe ser el espacio en el que se fragua lo que se ha de comunicar.

No podemos imaginarnos el legado de riqueza transmitido por los siglos sin los medios de comunicación: manuscrito; imagen que atrae, es decir, arte; arquitectura que acoge y enseña; ritmo que alegra el camino y la vida; poesía que arroba… En los caminos de Europa, el pensamiento, el románico y el gótico, la cantiga y la liturgia, el gregoriano y la catedral eran medios de comunicación que dejaban huellas, es decir, formaban y plasmaban al hombre, y abrían el futuro de nuevas creaciones.maquina

Los mismos caminos se convierten en sede de pequeños comunicantes (iglesias, monasterios) para la comunicación global en los que el hombre pudo hallar razones para creer, vivir y esperar. Un ejemplo llamativo es el Camino de Santiago, como Camino de Europa, y vía de comunicaciones entre todos los países y culturas, y uno de los mayores medios de comunicación de la Edad media.

La Iglesia que mimó y conservó el manuscrito, a la llegada de tiempos nuevos, no temió seguir comunicando, transmitiendo y así, en tiempo de reformas, en la hora de Guttenberg, siguió su camino y favoreció la aparición del libro. La Iglesia no se contentó con ser guardiana del pasado sino que oteó el futuro, adelantándose con la necesaria aceptación del libro.

El paso de la época del manuscrito al libro conllevaba sus riesgos: la pérdida de pluralidad en las tradiciones y lecturas, la falta de necesidad de edición critica en el sentido de la filología moderna, la importancia de elegir entre multitud y multiformes lecturas, arriesgar a que los datos, los textos, por ser por muchos leídos fuese por muchos más subjetivamente interpretados. Mas, pese a todo, la modernidad y las reformas de la sociedad y de la Iglesia corrieron paralelas a la fortuna de Guttenberg, a la historia del libro.

30727002. México D.F.- El INAH cuenta con un registro de los púlpitos más antiguos en el estado, pero no ocurre así con los elementos que forman parte de los mismos, esto es, cuanto hay en su interior. NOTIMEX/FOTO/ESPECIAL/COR/ACE/
Púlpito lugar donde se predicaba un autentico medio de comunicación 

Nombres como Erasmo y Sirleto, Lorenzo Valla y Lutero, están unidos por haberse servido en sus transmisiones de un medio común: la imprenta y el libro. Sería tentador hacer una breve digresión y contemplar el destino e influjo de la Biblia en sus incontables ediciones modernas, especialmente en el s. XVI, y la expansión del pensamiento moderno, de los herederos de las propuestas de Lutero, en los medios de comunicación que los siglos de la Reforma puso en mano de la sociedad de su tiempo.

Todavía hoy es el día en que no hemos repensado la modernidad, en sus aspectos positivos y negativos, a la luz de la imprenta, que es lo mismo que decir, a la luz de los medios. ¿Podemos, acaso, pensar la herencia de los cuatro últimos siglos, sin el esfuerzo comenzado por los Maurinos, que recogen y ponen en la mano del lector, infinidad de manuscritos convertidos en libros, o el siglo XVIII que es capaz de traspasar a nuevos medios de comunicación el saber humanístico y científico? Un ejemplo es la magnífica biblioteca del Colegio S. Carlos ?una de las mejores bibliotecas europeas del s. XVIII?, donde comprobaremos con nuestros propios ojos y tocaremos con nuestras manos cómo era necesario adecuar a los medios nuevos las herencias recibidas.

Cada momento histórico en el que se producen profundas ?mutaciones aparecen nuevos medios de comunicación: el salto del papiro o rollo al codex, del codex al libro, del escriptorium a la imprenta, del monasterio a la universitas o a la ciudad…; nada tiene de extraño que asistiendo y siendo protagonistas, porque la Providencia así lo ha querido para nosotros, a un momento histórico de cambios abismales estemos ante el maravilloso reto de novísimos medios de comunicación para transmitir lo que recibimos y somos; medios para poner ante los demás la Creación, con mayúscula, y las creaciones.microfono

El tiempo de la informática supone un avance que anuncia no sólo un mundo nuevo, sino que exige un modo nuevo de estar en el mundo. De ahí que los medios de comunicación están pidiendo con una urgencia inusitada la reflexión por parte de todos, y no menos por parte de los creyentes.

La comunicación interplanetaria en la “aldea global” está ante nuestra mirada y en nuestro camino como una de las más grandiosas e inquietantes creaciones del presente. El hombre y mujer, la sociedad, del mañana dependerá en su mayor parte de la utilización de los mismos: medios escritos y visuales, audiovisuales, etc. “Puestos al servicio del Evangelio, ellos (los medios de comunicación) ofrecen la posibilidad de extender casi sin límites el campo de audición de la Palabra de Dios, haciendo llegar la Buena Nueva a millones de personas.

La Iglesia se sentiría culpable ante Dios si no empleara esos poderosos medios, que la inteligencia humana perfecciona cada vez más. Con ellos la Iglesia ´pregona sobre los terrados´ el mensaje de la que es depositaria (…) Sin embargo, el empleo de los medios de comunicación social en la evangelización supone casi un desafío: el mensaje evangélico deberá, sí, llegar, a través de ellos, a las muchedumbres, pero con capacidad para penetrar en las conciencias, para posarse en el corazón de cada hombre en particular, con todo lo que éste tiene de singular y personal, y con capacidad para suscitar en favor suyo una adhesión y un compromiso verdaderamente personales” (Evangelii nuntiandi, n. 45).

La Radio fue unos fue en su tiempo lo que es hoy internet y una de las primera Radio es Radio Vaticano.
La Radio  fue en su inicio y durante mucho tiempo  lo que es hoy internet y una de las primera Radio es Radio Vaticano.

Ante los que han criticado la lentitud de la Iglesia para incorporarse al mundo del progreso tecnológico hay que decir que las “precauciones” mostradas por la Iglesia en ciertos momentos históricos (a las que no hay que negar errores o “pecados” de algunos miembros de la Iglesia) suponen a la larga una defensa de la misma ciencia. Cuando el Papa recuerda en la encíclica Fides et ratio que no hay una doble verdad (no se puede dar una esquizofrenia entre los distintos órdenes de conocimiento), recuerda que toda investigación (a la que se ve movida la inteligencia humana por su horizonte de infinitud) ha de ser coherente con la “verdad” unitaria del hombre. La fe ilumina esa unidad y renunciar a ella es dejarse seducir por la apariencia.

Ponencia de Mons. Eugenio Romero Pose, V Encuentro Intercontinental

de la R.I.I.A.L  Madrid, 1 de junio de 1999

 Fuente:

http://es.catholic.net/imprimir.php?id=20734

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s