EL PAIS DE ALLA I

El Nueva York soñado

El país   de allá  es el título de mi próxima novela ambientada en la ciudad de Nueva York y por supuesto relacionada con el mundo de los migrantes dominicanos. Aunque mis novelas  son muy breves, hay quien ha dicho que parecen un reportaje ampliado, no se escriben en un par de horas  como se escribe un reportaje. Al pensar en un título para este trabajo no encuentro uno mejor, así que tomo el título prestado para esta serie de reportajes sobre el realidad dominico – newyorkina.

copeyTengo un amigo al que  siempre he admirado por su inteligencia, su profunda capacidad de análisis y su  sentido del humor; él dice  que New York es la segunda ciudad de la República Dominicana. Cuando le dije que venía me dijo: escribe algo sobre Nueva York. A él le dedico  esta serie de reportaje. Espero que te gusten.

No puedo hablar por otros, si algo desean los dominicanos  es llegar a Nueva York, pues el país donde se hacen realidad todos los sueños. He dicho Nueva York porque para muchos dominicanos Nueva York es Estado Unidos. Un dominicano lo arriesga  todo por venir a la ciudad de la Gran Manzana.

Para un dominicano  venir a Nueva York significa sacarse el premio mayor, por ello poca cosas ponen a un dominicano mas ansioso que esperar unaDSCN7618 visa, los días  previos a  la cita consular son un verdadero  martirio.  Nada más desastroso  que la negación de una visa pero si la conceden hay fiesta bebedera en el barrio, bueno las cosas son como  son hay casos en los que prima la discreción, pero quien tiene una visa quiere que el otro lo sepa, porque tener una visa significa subir de nivel social.

He dicho que por una visa  un dominicano es capaza de cualquier cosa,  como dice la sabiduría popular  para muestra basta un botón. A poca cosa le teme un dominicano como a las agujas exige ponerse tres vacuna  tres vacunas. Los espera en la sala de vacunación es una verdeara tortura, sudan frio, se ponen  pálidos, le tiemblan las, son unos minutos dominados por ansiedad, sino fuera por la visa estoy seguro que jamás se acercarían.

patinoNo para todos los dominicanos Nueva York  significa lo mismo. El Cibaeño   tiene otro interés y dentro de esta región Santiago y en Santiago la zona Sierra y por no solo me refiero a la zona montañosa  de Janico, San José de las Matas y Sabana Iglesia, sino  toda la parte de Santiago  contigua al puente Hermano Patiño, pues Bella Vista, El reparto Peralta, las Charcas está formada por persona que han venido de la Sierra

No he visto un lugar del país  donde las perspectivas del futuro estén tan cifradas en Nueva York como en la zona Sierra. En el Este de la República Dominicana  los niños, el sueño  de todo niño es ser pelotero, en los niños del Cibao o par ser más concreto  de Sierra el futuro la fama esta puesta en  es llegar a Nueva York.

En mi novela Ya no suena aquel niño que sonó que escribía, al respecto de esta  situación planteo lo siguiente.

CIMG0103Nueva York no era para Valentín una ciudad, era otro mundo, otro planeta. Sus primos que vivían Nueva York  eran personas muy raras. No parecían de este mundo. Los muchachos que venían de Nueva York eran las personas más frágiles y endeble jamás vista, había que cuidar y protegerlo  de todo.

La aldea entera estaba pendiente de ellos. Valentín pensó que eran enfermos. No consumían los alimentos que comían los demás; tampoco bebían el agua de la aldea bebían. Bebían un agua especial traída comprada en la farmacia y traída de la ciudad.

Eran vulnerables a todo lo que había en el medio ambiente. Tenían que protegerse del sol porque le abrasaba la piel, de los mosquitos porque le causaban unas ulceras enormes, para colmo tenían que cuidare del contacto con la hierba, su piel era más delicada que la de los conejos recién nacidos y del color de la salamandra

nino americanoA pesar de aquella vulnerabilidad, Valentín y los demás muchacho de la aldea deseaban ser como aquellos chicos, en los que todo el pueblo ponía su atención y un desmedido  esmero en hacerlos sentir bien. Cualquier capricho de ellos era una orden que se empeñaban  en cumplir cualquier, cualquier antojo de ello desplegaba en la gente de la aldea interés y atención.  Nadie se preocupaba por los muchachos del pueblo. Eran prácticamente  invisibles.

Quiero aclarar que la situación que describo ha cambiado mucho. Los avances tecnológicos, los medios de comunicación y la normalidad con que muchas familias vienen de paseo y vacaciones a Nueva York permite que las personas tenga mucho conocimiento la Gran Manzana. No obstante la gente que vive en Nueva York  y va a la Republicana Dominicana exhibe cierto aire de superioridad que muchos aspiran tener.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s