La urgente necesidad de diálogo entre fe y ciencia (I)

No hay razón para el temor

Muchas veces las personas se sorprenden al escuchar ciertas posiciones  que yo mantengo  frente a  una serie relacionado con la fe y la ciencia o con la fe y la razón. La gente tiene ideas muy limitadas sobre la Religión, la Fe, la Iglesia, la Espiritualidad y los Sacerdotes.

ciencia y fe..Estas personas  tienen dificultad para aceptar que muchas cosas de la que ellos creen  no son en realidad como las han aprendido, que no son como ellos creen que son  y  un si pretenden seguir en la ignorancia, ya lo dice la sabiduría popular: “no hay mas ciego que aquel no quiere ver”.

Yo tengo una teoría que sorprende y  e inquieta  a muchas gente. Esta teoría consiste: en que el noventa y nueve por ciento de las cosas que la gente cree o sabe sobre  la religión y la sexualidad es información errónea. No digo que sea mentira. Digo que es errónea, para mí no es lo mismo,  en lo erróneo  hay una parte de verdad, por lo menos la intensión  de que lo que  sé dice y hace sea verdad. En la mentira no.

Cuando una información está constituida sobre la mentira, no queda otra opción  que rechazarla como inaceptable. La mentira no admite ni es posibilita el reencauce o el reposicionamiento de la cuestión. Lo erróneo por su parte permite  un encause,  eso marca la diferencia. En lo erróneo puede haber una parte de mentira y falsedad causada más por la ignorancia que por la intensión.  fisica

Ante este planteamiento cabe una pregunta. ¿Entonces nos han engañado, lo que nos han dicho es falso?  Ante esto cabe responder que si y que no. No porque muchas cosas  que sabemos en materia de fe nos fue transmitida por nuestros padres y abuelos. Ellos nos transmitieron esos conocimientos con las mejores intensiones, ellos no son culpables de haber recibido unos  conocimientos con cierto grado de tergivizacion, otra cosa que hay que tener en cuenta es que ellos nos trasmitieron eso conocimientos  en las posibilidades que ellos tenían. Es por ello que las informaciones que nos comunicaron no son mentiras, tampoco son verdaderas.

monjeCuarenta o cincuenta años atrás en nuestro país la ciencia, la religión la sexualidad iban de la mano, en sentido de que la confrontación era muy mínima o casi inexistente, siempre han existido personas que le han declarado la guerra a la fe, que se creen tener la verdad porque ellos se mueven el ámbito de la ciencia, el conocimiento filosófico y racional.

Por otro lado hasta la llegada y la irrupción de la nuevas tecnologías de la comunicación  lo que nos decía la Iglesia y los medios de comunicación social  era lo que valía, o sea que Iglesia y Medio de Comunicación determinaban  en que debíamos creer y en que no, tanto en materia de fe como en otras cuestiones.

A lo dicho se añade en que la sociedad de nuestros padres y abuelos era una  sociedad deastronomia cristiandad, se entiende por una sociedad de cristiandad aquella sociedad donde los individuos, aunque no asistieran a la Iglesia  o no fuera cristianos comulgaba con los que esta decía o estaban obligados a comulgar con ella, claro que siempre han existido diferencias, en esa época la Iglesia se imponía, pues sus palabra era ley.

Hoy las cosas han cambiado. La sociedad actual no es una sociedad atea, no creyente que pasa de Dios como cree mucha gente. Yo creo que no. Creo  que la raíz  de nuestro valores es cristiana, que el fondo cada dominicano tiene un pedacito de sus ser que lo conecta con Dios de manera consciente o inconsciente;  sino cómo se explica que un joven que no asiste a la Iglesia y que un equipo de beisbol lo acaba de firmar  y antes de irse fuera del país a continuar con su proyecto pasa por la Iglesia para que el padre lo bendiga.

bilogiaNuestra generación y la generación de nuestro padres y abuelos no entro en conflicto con la fe y la ciencia, porque se asumía que cada uno de estos campos no interfería en el otro, en otra palabra la gente mantenía su fe independientemente de lo que le dijeran  acerca de ella.  Hoy las cosas no son así. La gente siente que tiene derecho a disentir.

La palabra del sacerdote o del abuelo tenía más peso que la que dijera  un tipo en la radio o en la Universidad. Recuerdo de niño  en mi pueblo como un señor  que decía ser ateo  trataba de convencer a la gente de que Dios no existía,  la gente  sentía pena por él  y nadie se detenía a prestarle atención sus palabras. No se trataba de tipo que hablabas por hablar, era un hombre muy bien formado, sabia de lo que estaba hablando pero perdía su tiempo. Nadie le hacía caso.

El ser humano actual  se  siente con el derecho de cuestionar lo que le han dicho y cienciaensenado en cualquier área  y en ese cuestionamiento encuentra que de todo lo que le han dicho en la religión y la sexualidad hay muchas cosas que no encajan con la realidad,  entonces se siente engañado, defraudado. No creo que la Iglesia  le  haya mentido y  engañado.

Mientras escribía este post fui por la librearía y me llamo la atención  la conversación entre un señor  y un joven que parecía ser su discípulo. El señor le hablaba al joven  del daño que ha hecho a la humanidad la fe cristiana, les hablabas de  hechos vergonzosos que a lo largo de la historia los seres humanos han llevado a cabo en nombre de Dios. El joven creía y asentía todo lo que el señor le decía, sin  ningún cuestionamiento.

eucaristiaEl conocimiento de la fe obedece a un proceso con diversas etapas y niveles como ocurre en cualquier área del saber. A los estudiantes de medicina no le ensenan a suturar en los primeros semestre de clase. Los cristianos suelen interrumpir  ese conocimiento en las primeras etapas si es que empiezan y pretenden seguir funcionando como si se hubiesen graduado.

Imaginémonos que alguien que abandona la escuela en el tercer curso, cuando se encuentre con sus compañeros ya profesionales, muchas cosas le sonaran a chino, sus conocimientos de tercer grado de primaria no le servirán de mucho para socializar  en tema profesional, pues algo parecido pasa con la fe. De niño  aprendemos los rudimentos de nuestra fe, pero después abandonamos y pretendemos ir por la vida con eso conocimientos, cosa que en ninguna área de saber se la ocurre a la gente.

Ningún ser humano sensato se inscribe en la facultad de medicina o de ingeniería, se retiracasper a los tres semestres y luego va por la vida diciendo y creyéndose medico o ingeniero y discutiendo con  estos profesionales. En la fe  y en la religión  esto sucede constantemente y esto  es una de la lacra que arrastramos los cristianos. Una persona asiste a una cuantas horas de formación cristiana en su adolescencia y ya se cree preparado para el resto de la vida, piensa que el conocimiento de su fe que le funciono a los doce años le funcionara a los treinta, cuarenta y sesenta. Craso error.

Me da miedo el convencimiento que tienen muchos cristianos  de que la fe no necesita de la ciencia, que a los cristianos le basta solo de la fe. Nada mas contrario a la fe y espiritualidad cristiana que esta actitud, personalmente  tengo pavor a este tipo de cristiano y créanme prefiero socializar con  ateos que con este tipo de cristianos, porque son fundamentalistas y fanáticos. Estos cristianos no dan espacio a la razón y a la tolerancia y eso es tremendamente peligroso.

rosarioLos cristianos fanáticos  suelen acudir a la Biblia para argumentar su postura, sus intransigencias respecto al tema fe y ciencia o fe y razón, un acercamiento peligroso, porque desde la literalidad de un texto no se genera espacio a la razón  y por ende al dialogo. A esto desconocen un principio muy básico que de tenerlo en cuenta las cosas sería diferente. Este principio que si bien es cierto que la biblia es palabra de Dios. No menos cierto es el hecho de que La Biblia fue escrita por hombre en un memento, en un lugar, en una cultura y cosmovisión detenida. No tener presente esta situación a la hora de acercarnos a texto de la Sagrada Escritura puede darnos una visión muy sesgada del mensaje del texto.

textoSorprende que en la Biblia, especialmente en el NT, no se hable de semejante contraposición entre fe y ciencia. como conocimiento seguro y fundado. Por el contrario – esto lo muestra, p. ej., una mirada al Evangelio de Juan: creer y conocer son una misma cosa; ambos conceptos se usan como intercambiables y pueden sustituirse mutuamente.

En la primera época cristiana, precisamente aquellos creyentes que venían de la filosofía a la verdadera fe cristiana entendieron esta fe como verdadera filosofía (Justino) o como auténtico conocimiento.

Durante siglos no hubo enfrentamiento entre la fe y la ciencia. No porque la religión se impusiera sobre la ciencia, sino porque el hombre de ciencia era hombre de fe y el hombre de fe era también hombre de ciencia. Esto se requebrajo, cuando en un tiempo donde la religión se influjo de orgullo y poder, trato de someter a la ciencia y está amparada en la dignidad y derecho que le daba la religión defendió su parcela, desde entonces la historia ha ido por otro derroteros.jarra

Hay posiciones que siguen sostenido que son dos realidades incompatibles, estos cristianos creen que no puede creer y actuar apagados a los postulados de la ciencia y a la vez mantener la fe o la integridad de esta. No hay razón para temer. Desde el punto de vista cristiano  si volvamos nuestra mirada a la fuente de nuestra fe encontramos sobradas pruebas para  el cultivo de ambas en  favor de nuestro crecimiento espiritual  y en bien de nuestra alma y para mayor gloria de de Dios.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s