Los filósofos terroristas que no matan, ¿por qué se le teme? I parte

Yo no pierdo mi tiempo defendiendo lo indefendible. Pienso que la Filosofía no es una pérdida de tiempo y muchos menos que sea algo inútil. Algo que pertenece a la utopía y al romanticismo  en el sentido negativo de estas dos palabras. Creo  en la utilidad de la Filosofía, por eso cuando fui a renovar la cédula quería cambiar de profesión, quería poner Filósofo, en lugar de Locutor esto no fue posible porque no tenía una copia del título conmigo.

filosofoHubo un funcionario que pregunto:  ¿ En qué consistía ser Filósofo?. Cosa que no me extraña, pues la ignorancia de los funcionarios de este país es grande, ya que muchos de ellos  son auténticos incompetentes en los puestos que desempeñan, pues están allí  no por competencia, sino por amiguismo, por enganche. No me extraña que este funcionario sepa lo que es la Neurología, la Filología, la Mecatronica o la Telemática.

La Filosofía ha gozado de mala reputación aun en su momento de máximo esplendor, es decir en la época griega tiempo de su fundación y nacimiento, cuando esta era la ciencia predominante. El filosofo griego Tales de Mileto salió al frente de esta crítica usando sus conocimientos filosófico en su época, hoy de meteorología, según se cuenta este filósofo predijo un cambio climático que le permitió aprovechar una buena  cosecha que la genero una gran cantidad de dinero, demostrando con ello que la Filosofía era mucho más que reflexiones y teorías abstracta.

La mala reputación de la Filosofía como un saber inútil no es mera casualidad. La Filosofíalibros es la ciencia de la construcción del pensamiento y de las idea, es también la ciencia de la desconstrucción  del pensamiento y las ideas. La filosofía autentica es  la guardiana del bien y la verdad.  Y desde su nacimiento se ha  enfrentado a todo sistema que no se adecue a estos principios  sobre lo que se fundamenta la felicidad del ser humano.

La Filosofía es la única herramienta que puede desmantelar  los sistema de poder,  ya sean religiosos, políticos, económicos, científico, militares y culturales que coartan la libertad, el pleno desarrollo del ser humano; es por ello que el filósofo  y su trabajo no han sido bien visto, por quienes suelen decidir lo que está bien y lo que está mal de acuerdo a los intereses  que favorezcan  la continuidad  del sistema de poder que estos han creado.

hitlerEl poder controlador  y opresor necesita y  crea sus sacerdotes, es decir personas que se dediquen  a justificar  una forma de actuar y pensar conforme  al grupo y líder que detente el poder, o sea el poder injusto por ser un poder que solo favorece a una clase y aun pequeño grupo, también este poder tiene sus filósofo. En nuestro país  la tiranía de Trujillo una de la más sanguinaria del continente tuvo sus cabezas pensantes, como lo tuvo Franco en España, como lo ha tenido Fidel Castro en Cuba.

El sistema imperante de todos los tiempos desde la antigüedad hasta nuestros días ha tratado de silenciar a  los filósofos que considera peligrosos, para su continuidad y estabilidad. Han tratado de silenciarlo haciendo desaparecer físicamente, desterrándolos. El caso más notable es Sócrates, para los que nos movemos en el ambiente filosófico el nombre de Sócrates es tan familiar como saber que la hierba es verde, puesto que no estoy escribiendo este pos para gente que está este medio. Permítame algunos datos sobre la vida y obra de este coloso de la humanidad y de la filosofía considerado a nivel de Jesucristo en cuanto a su humanidad.condena

Sócrates fue hijo de una comadrona, Faenarete, y de un escultor, Sofronisco, emparentado. Pocas cosas se conocen con certeza de la biografía de Sócrates. Se tiene por cierto que Sócrates se casó, a una edad algo avanzada, con Xantipa, quien le dio dos hijas y un hijo.

Cierta tradición ha perpetuado el tópico de la esposa despectiva ante la actividad del marido y propensa a comportarse de una manera brutal y soez.  En cuanto a su apariencia, siempre se describe a Sócrates como un hombre rechoncho, con un vientre prominente, ojos saltones y labios gruesos, del mismo modo que se le atribuye también un aspecto desaliñado.

Al parecer, y durante buena parte de su vida, Sócrates se habría dedicado a deambular por las plazas y los mercados de Atenas, donde tomaba a las gentes del común (mercaderes, campesinos o artesanos) como interlocutores para sostener largas conversaciones, con frecuencia parecidas a largos interrogatorios. Este comportamiento correspondía, sin embargo, a la esencia de su sistema de enseñanza, la mayéutica.

greciahoyEl propio Sócrates comparaba tal método con el oficio de comadrona que ejerció su madre: se trataba de llevar a un interlocutor a alumbrar la verdad, a descubrirla por sí mismo como alojada ya en su alma, por medio de un diálogo en el que el filósofo proponía una serie de preguntas y oponía sus reparos a las respuestas recibidas, de modo que al final fuera posible reconocer si las opiniones iniciales de su interlocutor eran una apariencia engañosa o un verdadero conocimiento.

En sus conversaciones filosóficas, al menos tal y como quedaron reflejadas en los Diálogos de Platón, Sócrates sigue, en efecto, una serie de pautas precisas que configuran el llamado diálogo socrático. A menudo comienza la conversación alabando la sabiduría de su interlocutor y presentándose a sí mismo como un ignorante: tal fingimiento es la llamada ironía socrática, que preside la primera mitad del diálogo.olympia

En ella, Sócrates proponía una cuestión (por ejemplo, ¿qué es la virtud?) y alababa la respuesta del interlocutor, pero luego oponía con sucesivas preguntas o contraejemplo sus reparos a las respuestas recibidas, sumiendo en la confusión a su interlocutor, que acababa reconociendo que no sabía nada sobre la cuestión.

Una vez admitida la propia ignorancia, comenzaba la mayéutica propiamente dicha: por medio del diálogo, con nuevas preguntas y razonamientos, Sócrates iba conduciendo a sus interlocutores al descubrimiento (o alumbramiento) de una respuesta precisa a la cuestión planteada, de modo tan sutil que la verdad parecía surgir de su mismo interior, como un descubrimiento propio.

 La filosofía de Sócrates

socratesComo se ha visto, el primer paso para alcanzar el conocimiento consistía en la aceptación de la propia ignorancia, y en el terreno de sus reflexiones éticas, el conocimiento juega un papel fundamental. Sócrates piensa que el hombre no puede hacer el bien si no lo conoce, es decir, si no posee el concepto del mismo y los criterios que permiten discernirlo.

El ser humano aspira a la felicidad, y hacia ello encamina sus acciones. Sólo una conducta virtuosa, por otra parte, proporciona la felicidad. Y de entre todas las virtudes, la más importante es la sabiduría, que incluye a las restantes. El que posee la sabiduría posee todas las virtudes porque, según Sócrates, nadie obra mal a sabiendas: si, por ejemplo, alguien engaña al prójimo es porque, en su ignorancia, no se da cuenta de que el engaño es un mal.

greciaEl sabio conoce que la honestidad es un bien, porque los beneficios que le reporta (confianza, reputación, estima, honorabilidad) son muy superiores a los que puede reportarle el engaño (riquezas, poder, un matrimonio conveniente). Sócrates no dejó doctrina escrita, ni tampoco se ausentó de Atenas (salvo para servir como soldado), contra la costumbre de no pocos filósofos de la época, y en especial de los sofistas. Si, como parece, las ideas éticas antes expuestas son del propio Sócrates, su filosofía se sitúa en la antípodas del escepticismo y del relativismo moral de los sofistas, pese a lo cual, y a causa de su pericia dialéctica, fue considerado en su tiempo como uno de ellos, tal y como refleja la citada comedia de Aristofánes.

variosfilosofosCon su conducta, Sócrates se granjeó enemigos  muy poderosos ya la filosofía, perjudicaba sus intereses. Estos poderosos los acusaron de impiedad y de corromper a la juventud, fue condenado a muerte, mediante la ingesta de la cicuta, es decir una sustancia venenosa. Según relata Platón, Sócrates pudo haber eludido la condena, gracias a los amigos que aún conservaba, pero prefirió acatarla y morir, pues como ciudadano se sentía obligado a cumplir la ley de la ciudad, aunque en algún caso, como el suyo, fuera injusta; peor habría sido la ausencia de ley.

Conmovedora y actual estas líneas acerca de unos de los hombres más grande de la humanidad.  Actual porque todavía hoy el sistema sigue silenciado a los filósofos, desterrándolos y aplicando sobre ellos su  demoledora maquinaria, olvidando que hay una verdad fundamental que ha sobrevivido a todo poder, por poderoso y destructivo que este haya sido. Y es que el sistema puede eliminar a las personas, pero nos sus ideas, que tal como reza una sentencia de la sabiduría popular “ podrán cortar todas las flores, pero no podrán impedir que llegue la primavera”. No importa cuantos filósofos destruya el sistema. No podrás destruir la Filosofía.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s