El último explorador I Gente que rompe esquemas

En la historia de la humanidad hay actividades llevadas a cabo por ciertos individuos que nos dejan indiferentes al resto de sus semejantes. Si tuviera que decir una característica que diferencie al ser humano entre las tantas que existen, yo diría que la aventura. Lo seres humanos somos  esencialmente  aventureros, de modo que privar a ser humano de esta faceta es privarlo de algo constitutivo a su ser.  tren

Las grandes aventuras han sido llevadas a cabo por muy pocos hombres, ahora bien eso  no quiere decir que el resto de los humanos no pueden vivir esta dimensión. Unos son aventureros, sobre el terreno y otros  los son través de la imaginación y reactualizan para sí  las aventuras de aquellos  que la vivieron en su terreno; de no ser así la literatura, el cine y los vídeos juegos, los documentales y los libros  carecerían de sentido.

008Hay una modalidad de aventura que ha fascinado a la humanidad, que es tan antigua como el surgimiento de esta. En la  actualidad hay  quienes afirman  que  este modo de  aventura está llagando a su final   o que ya pasó a la historia. Otros creemos que no es verdad, que sigue tan vigente y presente como en sus albores y que desaparecerá cuando desaparezca la humanidad. Sin más  preámbulo me refiero a la exploración.

Puede que a muchas gentes, un libro, un documental una película sobre la vida y obra de un explorador no le diga nada. Ahora bien para una gran cantidad de persona,  este tipo  de cosas no pasan desapercibidas. Sino como se explica que Marco Polo, Cristóbal Colón, Roald Amundsen, James Cook, David Livingstone por mencionar algunos sigan llamando la atención de investigadores, estudiosos y de la gente común.ave

 Acabo de leer un artículo en una revista titulado: El último explorador. Plantea su autor que  según la ciencia de la exploración no hay lugar del planeta que no haya sido descubierto,  lugares que no hayan sido conocidos por el ser humano. Con ello se  pretende hacer creer  que la fascinante actividad de la exploración fue cosa del pasado, y más  aun  una actividad, para unos seres muy especiales cuya existencia tuvo lugar en un tiempo muy remoto, cuyas hazañas los colocaron en una dimensión casi sobrehumana a la que el resto de lo mortales no puede igualar.

 Los exploradores no son cosas del pasado, ni lo serán nunca por una razón muy sencilla: cada uno de nosotros lleva dentro a un explorador. En muchas personas nunca saldrá ese explorador o mejor dicho nunca lo dejaran salir por las rozones que sean: trabajo, la formación de una familia, comodidad, temor a la inseguridad, al riesgo, opciones que respeto. Creo que no se descubre  ese explorador  que cada uno lleva dentro por falta de creatividad o por habernos acostumbrado a las facilidades y comodidades que nos ofrece la vida  y sobre todo por no atrevernos a pagar el precio  de ser y hacer cosas diferentes, un precio que no tiene que ver con lo económico.

 004La República Dominicana es un país muy pequeño. Se puede atravesar de extremo a extremo en dos días en una moto de baja cilindrada. Está rodeado de mar por una tercera parte de su territorio y pese a esto hay muchas personas que se mueren sin ver el mar.

 Un altísimo porcentaje del transporte  de  este país es en moto, pero eso es a lo interno de los pueblos y ciudades. Es muy raro ver a una persona trasportarse en su motocicleta a la ciudad del lado que las más distantes no llegan a lo cincuenta kilómetros.

 La gente no concibe la moto como un vehículo  que asegure un viaje más allá que el perímetro de la ciudad donde vive. Siempre he dicho  que el transporte por excelencia de este país  es la motocicleta, que se puede andar en ella todo el año en manga de camisa, podría mencionar al respecto muchísima ventaja, pero la moto no es la protagonista de este relato, sino la  bici. Soy un apasionado de la moto. Lo suyo vendrá en otro momento.513

 En el momento en que escribo esta páginas ha caído en mis manos un texto que encaja perfectamente  con  mi postura  de que lo exploradores no se han acabado, aunque  con otro enfoque  Carlos G Vallés. Ratifica y confirma mi versión sobre la existencia de los exploradores hoy.

 “Nos adaptamos a lo que los otros hacen porque nos resulta seguro; y una vez  que nosotros nos hemos adaptados, nos gusta que los que vienen detrás  también se adapten, para que podamos seguir sintiéndonos cómodos y seguros en su compañía. Sigue la corriente haz lo que todos hacen y piensas como todos piensan. Júntate al grupo y así veras todo lo que el grupo ve  y llegarás a donde el grupo llega, que es lo que satisface a la mayor parte  de  la gente en fácil conformismo…, pero deja inquietos a los ojos que pueden ver más  y  a los pies que quieren ir más lejos. 

 mahaiEn todas las ciudades de importancia  en el mundo de hoy pueden verse grupos de turistas que van juntos de monumentos, en monumentos  con el práctico acuerdo de un itinerario fijo, un programa diario y un precio común para todos. Todos siguen al guía que le explica en su lengua, con acento repetido de múltiples visitas, la historia de lo que ven y el sentido de lo que oyen. Todos miran a la derecha cuando dice que miren a la derecha, y a la izquierda cuando el guía señala a la izquierda, con murmuro unísono de aprobación  sumisa. 

 A veces cuando se apartan a pie del refugio de su autobús, el guía levanta una banderita para que todos la vean  y puedan seguirle sin perderse por los rincones  de una callejuela o la galería de un museo. El grupo va siempre junto y nadie se separa. Siguen su programa día a día y,  según ellos mismos dicen, acaban con una ciudad, un país y a veces un continente entero en pocos días sin dejar  rincón.  Todos vuelven sano y salvos con una  colección  de postales, fotos y recuerdos  para probar que han estado en todos los sitios en que debían estar y presumir de sus viajes  ante sus amistades.moto

Muy cómodo, desde luego. Pagado de antemano, programado garantizado. Pero por esa misma razón vulgar  y corriente. Las postales son las mismas para cada turista, los recuerdos son baratos y sabidos. Por maravilloso que sea el país visitado, apenas se llega a conocer  esa nueva tierra o establecer contacto  con su gente cuando se viaja en protegido aislamiento de un tours organizado por una agencia de viajes.

  Para la mayor parte de la gente, la vida no es más que un tours organizado por una agencia de viajes. Miran donde le dicen que tienen que mirar y lo que le dicen que tienen que ver. Van donde le llevan y quedan allí hasta que les dicen. Obediencia voluntaria a un plan programado. Miren  a su derecha. Miren a su izquierda. Unísono de cabeza en concierto de ideas…

coralPor fortuna aún hay puertas abiertas y caminos libres para aquellos que quieren explorar la vida por su cuenta, viajar por caminos infrecuentes  y dejarse sorprender por la aventura de la mente, los horizontes del espíritu, los paisajes el alma. Están dispuestos a viajar solos, a afrontar peligros  y a sufrir privaciones; aman lo desconocido y se fían  de sí mismos en el laberinto de sus vidas.

Son pioneros perpetuos que respetando desde luego los derechos del grupo y reconociendo las ventajas del viaje en común, pero prefieren para sí el legítimo privilegio  de búsqueda personal. Quieren sentir la textura de un suelo nuevo bajo sus pies descalzos, les gustas respirar aire nuevo y probar manjares exóticos, incluso les atrae el breve pánico de sentirse perdido  de repente en una tierra extraña. Turismo de pie, en autostop, en moto,  en bicicletas en carreteras que llevan al cielo. Los  días de los grandes exploradores aun no han llegado a su fin”  ( Tomado del libro: Al andar se hace camino… El arte  de vivir el presente del autor Carlo G. Vallés, Sal Terrae, 1991, pp. 25- 27).caya

Lo de turismo en moto y bicicleta es mío. Le puedo asegurar que es un verdadero modo de exploración. La ciudad vecina queda a veintidós kilómetros la he recorrido cientos de veces en mi coche y muchas en mi moto. Un día me fui en la bici  y me di cuenta de una serie  de cosas, incluso de detalles del paisaje que no me había dado cuenta.

Todos los exploradores de la historia han sido movidos por una fuerza  como  si se tratara de una adicción, una vez que uno descubre el placer de viajar en bici o en moto, la magia de viajar en sentido exploratorio que brinda la bici siente que te atrapa una adicción. No hay porque tener miedo de ella. Toma una bici o tu moto no tiene que ser una súper moto y deja salir el explorador que lleva dentro.

viajeNo tener una bici o una moto no es excusa, cuenta con el medio de transporte y locomoción más natural y propio de todo ser humanos integrado a tu cuerpo: tus pies coge tu mochila y sal a caminar  prestando a atención a lo que ve en tu calle, en los paisajes cercano, sal a dar un paseo por tu barrio, por tu ciudad. El escritor de viaje Julio Llamare que un viaje verdadero no tiene  por que llevarte al otro lado del mundo, tampoco tiene que gastar una cantidad de dinero…

Te lo aseguro difícilmente te arrepentirás. Y ahora te invito a compartir mis exploraciones.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s